martes, 27 de octubre de 2015

Aquí comienza la nueva vida (3)

 Y llegó el momento en el que me incorporé al mundo de las embarazadas y comencé a sentirme como una más.

 A partir del mes de Junio comenzaron a llegar los avisos de la cosa empezaba a estar muy avanzada y tenía que ir pensando en tomarme las cosas con más calma.

 Con el calor llegó la hinchazón de mis pies y piernas. No sé como describíroslo pero los tenía enormes y realmente no fui consciente de ello hasta una semana después de dar a luz, cuando mi cuerpo estaba volviendo a su sitio que me fije en mis tobillos y pensé "dios mío estoy en los huesos" fue gracioso. La retención de líquidos fue el problema "más grave" que tuve durante el embarazo (como muchas, ya que es bastante habitual) la mayor parte del volumen que gane durante los 9 meses fue líquido y lo corroboré con lo rápido que perdí peso.

 El otro síntoma que muchas mujeres sufren y que a mí se me agudizo en el último mes fue la tensión alta, de echo en los últimos días antes de dar a luz estuve en el hospital 3 veces por culpa de la amiga que no paraba de subir, y una vez que estaba allí bajaba y para casa de nuevo.

 El cansancio es algo que ya no se podía remediar de ninguna manera, trabaje hasta el último día y cuando llegaba a casa me iba a dar un paseo, porque me daba la sensación de que después de 8 horas sentada el niño se iba a encajar y no iba a querer salir, asique a pesar del madrugón y de mi jornada laboral la caminata no me la quitaba nadie.

 La espalda fue otro malestar que se agudizo en el último trimestre, me costaba levantarme después de estar bastante tiempo sentada, nuestra cama es bastante bajita y para levantarme por las mañanas también me resultaba costoso, aunque también hay que decir que las clases de pilates me sentaban genial. Salía cansada pero con la espalda mucho mejor.

 Durante todo el embarazo tuve muchísimo miedo al parto de echo no hacía otra cosa que no fuese pensar en ello. Pero en el último mes parece como si se me hubiese olvidado de repente ya no me preocupaba, deje de pensar en ello a pesar de cada vez estaba más cerca el momento.

 Y así fue como llegué al día en que cumplimos nuestra semana 40, en la que me desperté a las 6:30 con contracciones y ....


Tamara

10 comentarios:

  1. Jajaja. Qué chula la foto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii jeje aunque ya no salgo muy favorecida ;)

      Eliminar
  2. Hola guapa,

    Muchas gracias por pasarte por mi blog. Me gusta el tuyo y ya tienes una seguidora más. :-)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Un relato apasionante jejej cuando llegue mi momento de ser mama seguro que me acuerdo de él =) Ya te sigo de vuelta preciosa, gracias por pasarte por mi blog ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y falta lo mejor jajaja en breves os cuento el desenlace ;)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. jajaja no es la que más me gusta precisamente pero es la que mejor representa el último trimestre ;)

      Eliminar
  5. Y... ¿qué? ¡Cuéntanos!
    Me alegro de que ya estuvieseis a gusto con la idea de tener un hijo, estoy deseando saber cómo fue el parto y que tan está tu pequeño.
    La foto es preciosa.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy prontito os cuento el final y os lo presento ;)

      Eliminar